jueves, 26 de abril de 2018

(FILM) YO SOY SIMÓN



"Love, Simon"

El año pasado Hollywood nos dio Wonder Woman, y a principios de este año nos dio Black Panther. Dos películas muy exitosas que vinieron a revolucionar la percepción que esta industria tenía sobre poner a mujeres o gente de raza negra al frente de superproducciones de este tipo. En cartelera actualmente tenemos a Love, Simon, basada en la novela “Simon vs. the Homo Sapiens Agenda”, y con un personaje central que es lo más cercano a un superhéroe que tiene la comunidad LGBT+ en estos momentos. Y no por falta de contenido e historias reflejadas en la pantalla grande, sino por el tipo de película que es: una comedia romántica comercial de adolescentes hecha bajo el mismo molde que Hollywood lleva produciendo por décadas, aunque siempre, claro, con un enfoque heterosexual.

El cine, y el arte como tal, siempre han tenido una gran influencia en la sociedad. El impacto de lo que absorbemos es incalculable, pero también es indiscutible. Por eso es vital ver reflejadas historias que representen a todos los estratos de la población, incluyendo a minorías que por supuesto viven realidades muy específicas, pero cuyas motivaciones son universales.

Hay dos temas centrales en la historia de Simon que la película maneja muy bien. El primero es sobre el proceso de “salir del clóset” hoy en día y de mostrar el cómo, inclusive para quienes crecieron en entornos incluyentes, éste es un proceso complicado y muy personal, además de una de varias realidades con las que los adolescentes tienen que lidiar; hay un momento en el que Simon inspira a otros a confesar sus secretos, y es notable cómo estos no necesariamente tienen que ver con sexualidad. El segundo es sobre mostrar los efectos del primer amor, y que las relaciones entre dos personas del mismo sexo son tan normales como cualquier otra, además de que como audiencia realmente queremos llegar a un final feliz, lo cual habla de la empatía que sentimos por los personajes y de que la película, en lo que intenta hacer, funciona.  

Esto no quiere decir que sea una película perfecta. Tiene un “villano” bastante caricaturesco y la trama está plagada de dificultades y malentendidos que por momentos pierden el rumbo, pero precisamente en lo ordinaria que es recae su trascendencia: es una película como cualquier otra, con muchos de los clichés del género, escenas tanto ridículas como entrañables, ligera, divertida, rosa… y con un protagonista gay. El hecho de que exista es ya revolucionario.

Love, Simon está entrando en su tercera semana de exhibición en México, donde, al igual que en Estados Unidos, ha sido un éxito moderado. Una película que por las realidades del mundo no podría haberse hecho hace 10, 15, 20 años, pero que hoy puede llegar a miles de niños, adolescentes y jóvenes que por fin se verán reflejados dignamente en una producción de este tipo. Y no solo eso, sino que saldrán con una sonrisa.

Ya con eso.

Director: Greg Berlanti.
Elenco: Nick Robinson, Katherine Langford, Alexandra Shipp, Logan Miller, Jennifer Garner, Josh Duhamel, Tony Hale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario