viernes, 4 de agosto de 2017

(FILM) PARÍS PUEDE ESPERAR



"Paris Can Wait"

Eleanor Coppola –esposa de Francis y mamá de Sofia- hace sus pininos como directora de ficción a sus 80 años con una historia basada en un episodio de su vida. Anne (Diane Lane) necesita llegar a París tras haber visitado Cannes con su esposo Michael (Alec Baldwin), y el socio de éste, Jacques (Arnaud Viard), se ofrece para llevarla en coche.

Lo que sigue es parte drama de Lifetime (literal, ellos la produjeron) y parte documental de viaje, en el que todo es bonito –las vistas, la comida - y solamente falta un guion medianamente decente para completar el paquete.

El viaje hace que Anne abra los ojos y reconozca que su vida está regida por el trabajo de su esposo. Irónicamente, durante el recorrido se la pasa haciendo todo lo que otro hombre le dice, y aun así debe parecernos encantador y hasta romántico.

La química entre ellos es inexistente, las actuaciones de telenovela, y encima tiene una partitura que coloquialmente describimos como música de elevador. La experiencia es tan insufrible que terminamos convirtiéndonos en niños cuando viajan con sus papás y se la pasan preguntando: “¿Cuánto falta para llegar?”.

Director: Eleanor Coppola.
Elenco: Diane Lane, Arnaud Viard y Alec Baldwin.

Esta reseña apareció originalmente en la sección Primera Fila del periódico Mural (Grupo Reforma).


Síguenos en http://www.facebook.com/aquipepenando y en Twitter como @peperuiloba 

No hay comentarios:

Publicar un comentario