jueves, 12 de enero de 2017

(FILM) ALIADOS



"Allied"

Aliados inicia en Casablanca, Marruecos, durante la Segunda Guerra Mundial. El oficial canadiense Max Vatan (Brad Pitt) y la espía francesa Marianne Beausejour (Marion Cotillard) fingen ser esposos para pasar desapercibidos y poder asesinar a un embajador alemán. Como era de esperarse, los dos personajes se enamoran, pero la eventual sospecha de que ella pudiera ser una traidora pone en juego su relación.

La locación es un guiño que no es coincidencia. El director Robert Zemeckis quiere homenajear a un cine clásico que recuerda a la Casablanca (1942) de Michael Curtiz, con un toque de Tuyo es mi corazón (1946) de Alfred Hitchcock. Las comparaciones, sin embargo, no le hacen ningún favor, por lo que el intento se agradece –y hasta se aplaude- pero termina por quedarse corto.

Aun así, la película puede presumir de tener momentos que igual rayan en lo memorable que en lo paródico -dependiendo del cristal con que se miren- pero que definitivamente no pasan desapercibidos. Max y Marianne haciendo el amor dentro de un auto en medio de una tormenta de arena, o Marianne dando a luz durante la evacuación de un hospital en medio de un bombardeo. Estamos ante ese tipo de película, filmada con una precisión muy calculada, pero que no deja nada sobre la mesa en su intento por funcionar como un thriller de espías y un glamoroso romance.

Pitt tiene bien puesto su sombrero de galante superestrella, pero en ningún momento se pierde la ilusión de que está actuando. Cotillard, por otro lado, está resplandeciente y natural, y es gracias a ella que la película no se cae, incluso en su innecesaria escena final. 

Tócala otra vez, Sam.

Director: Robert Zemeckis.
Elenco: Brad Pitt, Angelina Jolie, Jared Harris, Lizzy Caplan, Matthew Goode, Josh Dylan, August Diehl.

Esta reseña apareció originalmente en el suplemento Primera Fila No. 897 del periódico Mural (Grupo Reforma).


No hay comentarios:

Publicar un comentario