miércoles, 12 de octubre de 2016

(FILM) LA FIESTA DE LAS SALCHICHAS y KUBO Y LA BÚSQUEDA SAMURÁI




"Sausage Party"


"Kubo and the Two Strings"

En esta ocasión les tengo dos recomendaciones de películas animadas que en mi opinión deben de verse; no solamente son de lo mejor del año en este género, sino que además son muy diferentes a lo que normalmente vemos de Disney/Pixar, y esa originalidad hace que destaquen aún más.

En primer lugar tenemos a La Fiesta de las Salchichas, una cosa totalmente loca, vulgar, irreverente, subversiva y pacheca con un final que hay que verse para creerse. La película viene de la mano de Seth Rogen y Jonah Hill, quienes llevaban años tratando de levantarla en parte porque NO es una película para niños. Desde South Park: Bigger, Longer & Uncut (1999) no veíamos algo así en la pantalla grande, y el resultado es la película que yo creo más me ha hecho reír en lo que va de este año. ¿La trama? Los diferentes productos de un supermercado gringo viven para ser escogidos por los humanos y –ellos creen- llevados al “más allá”; lo que no saben es que su destino más bien será el ser consumidos y, pues, morir violentamente. ¿Una bobada no? Algo, sí, pero este planteamiento es solamente la excusa para hacer una inteligente sátira/crítica de la religión y la intolerancia, además de transmitir un mensaje pachequero de amor y paz muy al estilo de sus creadores. Todo esto envuelto en un bombardeo de gags ofensivos, burlas a la fórmula Disney, referencias sexuales, juegos de palabras y muchas, muchas alucinaciones. Ah, y en su versión original cuenta con un elencazo de voces donde destaca, lo juro, Salma Hayek como la coqueta Teresa del Taco. A lo mejor no es para todos y se necesita entrar con mentalidad de adolescente, lo admito, pero suelten el cuerpo y disfrútenla.

Algo completamente diferente es Kubo y la búsqueda samurái -que con ese título no se antoja mucho- pero créanme, vale la pena. De entrada cuenta con la animación más bonita y espectacular que estos ojos han visto en un buen rato. La técnica es stop-motion, esa que tarda años en hacerse porque se hacen tomas y tomas de objetos reales moviéndose milimétricamente. Y la historia, que se lleva a cabo en un Japón mágico, es sobre un niño –Kubo- que tiene que ir en busca de tres objetos que le darán la habilidad para combatir fuerzas malignas que provienen de su propia familia. Kubo, por cierto, tiene el poder de darle vida a origamis al tocar su banjo/shamisen, y de ahí proviene gran parte del atractivo visual de la película, además de que la música de Dario Marianelli es la cereza del pastel. Con todo y todo debo aceptar que a ratos el humor se me hizo demasiado infantil, algunas batallas más largas que emocionantes, y también tuve problema con algunas de las voces –sobre todo la de Charlize Theron-, pero todos sus demás logros opacan estas menudencias, en una película que no tiene miedo de tratar temas profundos como la muerte y el legado que dejamos, además de que lo hace con mucho corazón e imaginación.
   

La fiesta de las salchichas
Directores: Greg Tiernan, Conrad Vernon.
Elenco: Michael Cera, Kristen Wiig, Salma Hayek, James Franco, Bill Hader, Jonah Hill, Nick Kroll, Edward Norton, Craig Robinson, Seth Rogen, Paul Rudd.

Kubo y la búsqueda samurái
Director: Travis Knight.
Elenco: Art Parkinson, Charlize Theron, Matthew McConaughey, Ralph Fiennes, George Takei, Cary-Hiroyuki Tagawa, Rooney Mara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario