miércoles, 7 de septiembre de 2016

(FILM) STAR TREK: SIN LÍMITES



"Star Trek Beyond"

Hace 7 años se le dio la encomienda al director JJ Abrams de resucitar la franquicia de Star Trek, aquella que nació en 1966 de la mano de Gene Roddenberry, y que hasta ese momento había inspirado 7 series de televisión y 10 películas. El resultado fue Star Trek (2009), y la diferencia es que ahora se trataba de una suerte de precuela, con un elenco nuevo haciendo las versiones jóvenes de los conocidos personajes. La buena noticia es que la película fue buena, y resultó un éxito de taquilla. Cuatro años después le siguió una secuela, Star Trek: En la oscuridad (2013), que también dirigió Abrams pero en la que –para mi gusto- se le pasó la mano al tratar de hacer todo más grande, ruidoso y espectacular. Aun así, hay quienes la prefieren a la primera. 

Ahora llega Star Trek: Sin límites, esta vez de la mano de Justin Lin, aquel que dirigió 4 de las películas en la franquicia de Rápido y Furioso, y a pesar de lo que hubiera podido creerse, le da a la película un toque más íntimo, haciendo énfasis en el concepto de familia y camaradería. Lo malo, sin embargo, es que al irse al otro extremo, la película pareciera más bien un episodio de televisión extendido, aunque con mejores efectos especiales. A los fans de hueso colorado quizás les parezca interesante este tratamiento, pero a mí me quedó a deber.

La trama es muy simple: el USS Enterprise es enviado a una misión de rescate a un área desconocida del espacio, donde es emboscada por un villano que quiere un artefacto que ellos tienen en su poder. Esto quiere decir que los personajes se dividen en grupos y nosotros seguimos lo que anda haciendo cada uno, dando paso a mucho diálogo, algo de comedia y en general escenas muy estáticas. Afortunadamente el tercer acto vuelve a levantar, con un contraataque por ahí que es resuelto de una forma muy original y que ahora sí da espectáculo, música y emoción.   

El Comandante Spock, de la mano de Zachary Quinto, sigue siendo por mucho el personaje más interesante, aunque Chris Pine también eleva a un Capitán Kirk que en otras manos podría ser soso y aburrido. Los personajes secundarios son todos eso, secundarios, con una Uhura (Zoe Saldana) muy desperdiciada, aunque esta vez se introduce a otro personaje femenino, Jaylah (Sofia Boutella), que resulta ser de lo mejor de la película. Simon Pegg, como Scotty, se supone es el recurso cómico junto con Bones (Karl Urban), pero poco recuerdo de sus momentos en pantalla a pesar de que él co-escribió el guion. John Cho como Sulu hace lo que tiene que hacer, pero será recordado por cierto detalle sobre su vida personal que aplaudo en una producción de esta magnitud. Está también el recién fallecido Anton Yelchin como Chekov, lo que le da cierta nostalgia. Y finalmente, el villano es interpretado por un actor importante y de moda que no mencionaré porque en realidad no sabemos que se trata de él hasta casi el final de la película; me sorprende incluso que haya aceptado el papel pues no creo que aporte nada a su carrera ni deja huella al aparecer bajo tanto maquillaje y como un némesis poco memorable.

Si se aventuran a verla es probable que la pasarán bien a secas, verán muchas pistolas laser disparadas sin darle a absolutamente nadie, y serán testigos de grandes batallas en el espacio que por momentos sí resultan emocionantes. Fuera de eso, valga la redundancia, nada del otro mundo.

Director: Justin Lin.
Elenco: Chris Pine, Zachary Quinto, Karl Urban, Zoe Saldana, Simon Pegg, John Cho, Anton Yelchin, Sofia Boutella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario