sábado, 21 de mayo de 2016

(FILM) LA BRUJA



"The Witch"

Lo diré desde el principio: no soy fan de las películas de miedo, terror y gore. A pesar de ver todo tipo de cine, este género en específico me cuesta mucho trabajo. Sin embargo cada año salen 2-3 películas que la crítica y la audiencia coinciden en que son imprescindibles, y ahí es cuando me tengo que hacer el valiente y verlas pues obviamente quiero estar en el chisme también. La bruja es un ejemplo de esto, y afortunadamente bien valió la pena.

La historia a grandes rasgos es sobre una familia en los 1630s que es desterrada de su comunidad y se va a vivir a orillas del bosque. Cuando uno de los hijos desaparece, la paranoia sobre si se lo llevó un lobo o una bruja los empieza a consumir. Esto es todo lo que necesitan saber pues gran parte de la diversión es ir descubriendo hacia dónde va la historia que de principio a fin tiene una atmósfera muy inquietante y no te suelta hasta literal el último (polémico) segundo.

Eso sí, ésta no es una película clásica de sustos y brincos; no es El Conjuro (2013) o El Rito (2011) vamos. Se trata más bien de una especie de terror psicológico que se mueve a través del fanatismo religioso de la época, en la que el raciocinio, la cordura y hasta los lazos familiares quedan de lado ante la inexplicabilidad de las fuerzas sobrenaturales. El director y escritor Robert Eggers nos lleva por un mundo lleno de simbolismos -la cabra, el conejo, el bosque, los gemelos- mientras desenmaraña conflictos familiares cuya tensión se torna por momentos inaguantable.

La historia de esta película se lleva a cabo tan solo unos años antes de la famosa persecución de brujas retratada en Las brujas de Salem del dramaturgo Arthur Miller, cuando la histeria colectiva llegó a su cúspide. Se podría decir que este núcleo familiar representa a esa sociedad reprimida y aterrorizada ante un fenómeno que no entiende, y nosotros como testigos que fluctúan entre creer o no creer; es una línea muy delgada que el director equilibra de forma inteligente, utilizándonos también cómo títeres que entramos con nuestros propios prejuicios y que va desbaratando conforme avanza la historia.

Excepcional la actuación central de la joven Anya Taylor-Joy, así como de sus papás y hermanos. Y también impecables todos los valores de producción –fotografía, arte, vestuario- aderezados con diálogos en el inglés de aquella época que le dan un toque aún más siniestro a la de por sí intensa historia. Es una propuesta que se toma su tiempo, pero que -para los que estén dispuestos- tiene mucho que ofrecer.

Director: Robert Eggers.
Elenco: Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson, Kate Dickie, Harvey Scrimshaw, Ellie Grainger, Lucas Dawson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario